CAUSA DE FIEBRE EN LOS NIÑOS

CAUSA DE FIEBRE EN LOS NIÑOS

Las fiebres son comunes en niños pequeños. Por lo general, son provocadas por infecciones virales y desaparecen sin tratamiento. Sin embargo, en ocasiones, la fiebre puede ser señal de una enfermedad más grave, tal como una infección bacteriana grave de la sangre (septicemia), infección del tracto urinario, neumonía o meningitis.

¿CUÁNTO ES FIEBRE EN NIÑOS?

La temperatura corporal normal se mantiene entre 36,5º C y 37,5º C. En los niños se considera que existe fiebre cuando la temperatura es superior a:

  • 38º C medida en el recto.
  • 37, 5º C medida en la boca.
  • 37,2º C medida en la axila.

Además de tener temperatura alta, también es posible que su hijo:

  • se sienta cansado
  • luzca pálido
  • tenga poco apetito
  • se muestre irritable
  • tenga dolor de cabeza u otros dolores y molestias

Pediatría

Reserva la revisión para tu niñ@ en Pediatría, la consulta tiene un precio a Bs. 83 en nuestra Clínica y Sucursal de La Ceja de lunes a viernes.

Reservar

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LA FIEBRE EN NIÑOS?

Las causas de fiebre en los niños son múltiples. Las más frecuentes son:

  • Infecciones (otitis, faringitis, bronquitis, sinusitis, neumonías, gastroenteritis o infecciones de orina).
  • Algunas vacunaciones. Pueden producir fiebre, en general de baja intensidad, horas o días después de ser administradas.
  • Más raramente algunas enfermedades inflamatorias, la toma de algunas medicinas o la presencia de tumores.

La aparición de los dientes. Puede elevar levemente la temperatura, generalmente nunca por encima de 37,7ºC

DIAGNÓSTICO

En la mayoría de las ocasiones en las que se produce fiebre el diagnóstico es evidente por la presencia de otros síntomas o signos, sin embargo, la fiebre puede ser la única manifestación de la enfermedad. En estas situaciones la mayor dificultad es saber si la fiebre es debida o no a una infección grave de causa bacteriana. Los niños que suelen estar más expuestos a infecciones bacterianas graves son:

  • Los niños prematuros.
  • Los niños que precisaron ventilación mecánica o tuvieron una infección en la sangre (sepsis) tras el nacimiento.
  • Los niños menores de 3 meses.
  • Los niños con enfermedades crónicas: enfermedades del corazón, del riñón o procesos malignos.
  • Los pacientes inmunodeprimidos (con bajas defensas): anemia de células falciformes, ausencia de bazo, SIDA, tratamiento de quimioterapia, diversas enfermedades de la sangre, tratamiento crónico con corticoides.

El médico deberá valorar si la fiebre puede o no ser debida a un proceso grave. Para ello suele ser necesario realizar una exploración cuidadosa del niño y, en ocasiones, la realización de pruebas complementarias específicas como análisis de sangre y orina, radiografías, ecografías, etc.