Campaña Detección Precoz de Diabetes e Hipertensión.

Campaña Detección Precoz de Diabetes e Hipertensión.

DESDE EL 15 DE MARZO HASTA EL 15 DE ABRIL DEL 2019

COSTO BS. 150.-

(Incluye Consulta Medicina General, Hemograma, Glicemia, Creatinina, Examen de Orina).

¿QUÉ ES LA DIABETES?

La diabetes indica que el nivel de glucosa, o azúcar, se encuentra muy elevado en la sangre.

SÍNTOMAS DIABETES

  • Mucha sed
  • Orinar frecuentemente
  • Sentir mucha hambre o cansancio
  • Pérdida de peso sin razón aparente
  • Presencia de llagas que tardan en sanar
  • Piel seca y picazón
  • Pérdida de la sensación u hormigueo en los pies
  • Vista borrosa
  • DIABETES TIPO 1

Descripción

  • Se caracteriza por hipoglucemia causada por una carencia absoluta de insulina, hormona producida por el páncreas.
  • Necesitan inyecciones de insulina durante toda la vida.
  • Se presenta por lo común en niños y adolescentes, aunque puede aparecer en etapa posterior de la vida.
  • A veces se manifiesta por signos y síntomas graves, como estado de coma o cetoacidosis.
  • No suelen ser obesos, pero la obesidad no es incompatible con este diagnóstico.
  • Tienen un riesgo aumentado de padecer complicaciones micro y macrovasculares.

Cuadro clínico

  • Aumento de la frecuencia urinaria , sed , hambre  y baja de peso inexplicable.
  • Entumecimiento de las extremidades, dolores  de los pies, fatiga y visión borrosa.
  • Infecciones recurrentes o graves.
  • Pérdida de la conciencia o náuseas y vómitos intensos (causantes de cetoacidosis) o estado de coma.

Diagnóstico

  • Se establece por la presencia de los signos clásicos de hiperglucemia y una prueba sanguínea anormal.
  • Si no aparecen las manifestaciones clínicas clásicas, el diagnóstico se puede efectuar cuando hay sendas pruebas sanguíneas anormales en dos días distintos.

Tratamiento

  • El objetivo global del tratamiento es disminuir las concentraciones sanguíneas de glucosa a los límites normales para aliviar los signos y síntomas y prevenir o posponer la aparición de complicaciones.
  • Inyecciones de insulina durante toda la vida, en diferentes combinaciones: insulina de acción breve y de acción prolongada; tratamiento intensivo mediante sendas inyecciones antes de las comidas; inyecciones de insulina una o dos veces al día; bomba de insulina.
  • El suministro regular de insulina es esencial.
  • Glucómetro para que el enfermo vigile la glucosa sanguínea.
  • Detección temprana y tratamiento oportuno de las complicaciones a intervalos recomendados por las directrices nacionales e internacionales: examen de los ojos, prueba de orina, cuidado de los pies y remisión con el especialista cuando sea necesario.
  • Educación del paciente sobre la vigilancia para reconocer los signos y síntomas de la hipoglucemia (como hambre, palpitaciones, temblores, sudores, somnolencia y mareo) y la hiperglucemia.
  • Realizar  dieta, ejercicio y cuidado de los pies.
  • Asistir a grupos de apoyo dirigidos por los propios enfermos e implicación de la comunidad.
  • DIABETES TIPO 2

    • Se caracteriza por hiperglucemia causada por un defecto en la secreción de insulina, por lo común acompañado de resistencia a esta hormona.
    • De ordinario los enfermos no necesitan insulina de por vida y pueden controlar la glucemia con dieta y ejercicio solamente, o en combinación con medicamentos orales o insulina suplementaria.
    • Por lo general, aparece en la edad adulta, aunque está aumentando en niños y adolescentes.
    • Está relacionada con la obesidad, la inactividad física y la alimentación malsana.
    • Al igual de lo que sucede con la diabetes de tipo 1, estos enfermos tienen un riesgo aumentado de padecer complicaciones micro y macrovasculares.

    Etiología

    • Está asociada con la obesidad, la poca actividad física y la alimentación malsana; además, casi siempre incluye resistencia a la insulina.
    • Afecta con mayor frecuencia a las personas que padecen hipertensión arterial, dislipidemia (colesterol sanguíneo anormal) y obesidad de la parte media del cuerpo; incluye un componente de «síndrome metabólico».
    • Tiene una tendencia a presentarse en familias, pero es un trastorno complejo causado por mutaciones de varios genes, y también por factores ambientales.

    Cuadro clínico

    • Los pacientes a veces no presentan manifestaciones clínicas o estas son mínimas durante varios años antes del diagnóstico.
    • Pueden presentar aumento de la frecuencia urinaria , sed , hambre  y baja de peso inexplicable.
    • También pueden padecer entumecimiento de las extremidades, dolores  de los pies y visión borrosa.
    • Pueden sufrir infecciones recurrentes o graves.
    • A veces la enfermedad se manifiesta por pérdida de la conciencia o coma; pero esto es menos frecuente que en la diabetes de tipo 1.

    Diagnóstico

    • Se establece mediante la presencia de los signos clásicos de hiperglucemia y una prueba sanguínea anormal.
    • Si no aparecen las manifestaciones clínicas clásicas, el diagnóstico se puede efectuar cuando hay sendas pruebas sanguíneas anormales en dos días diferentes.
    • Aunque no siempre se puede efectuar en los países de pocos recursos, la prueba de la hemoglobina glucosilada (HbA1C) se practica para conocer aproximadamente el control metabólico del azúcar sanguíneo en los 2 o 3 meses precedentes, a fin de orientar las decisiones de tratamiento. Esta prueba se puede usar también para diagnosticar la diabetes de tipo 2.
    • En algunos pacientes asintomáticos el diagnóstico se establece mediante el «tamizaje oportunista» de grupos de riesgo elevado; es decir, en una visita ordinaria al médico, este puede reconocer que el paciente tiene un riesgo elevado de contraer la diabetes y recomendar que se le haga una prueba de tamizaje.
    • A veces, es el propio individuo quien solicita la prueba.

    Tratamiento

    • El objetivo global del tratamiento es disminuir las concentraciones sanguíneas de glucosa a los valores normales para aliviar los signos y síntomas y prevenir o posponer la aparición de complicaciones.
    • Los pacientes son tratados con dieta y ejercicio solos o añadiendo algún antidiabético oral; con una combinación de medicamentos orales e insulina; o con insulina únicamente.
    • Glucómetros para la vigilancia de la glucosa sanguínea por el propio enfermo (con una frecuencia menor que en la diabetes de tipo 1.
    • Detección temprana y tratamiento oportuno de las complicaciones, a intervalos recomendados por las directrices nacionales e internacionales:
    • Examen de los ojos, prueba de orina, cuidado de los pies y remisión con el especialista cuando sea necesario;
    • Educación del paciente en materia de vigilancia para reconocer los signos y síntomas de la hipoglucemia (como hambre, palpitaciones, temblores, sudores, somnolencia y mareo) y la hiperglucemia;
    • Educación del paciente en materia de alimentación, ejercicio y cuidado de los pies.
  • DIABETES EN EL EMBARAZO

Si la diabetes no se controla durante el embarazo, puede ocasionar los siguientes riesgos:

Defectos de nacimiento

Los órganos del bebé se forman durante los primeros dos meses del embarazo, a menudo antes de que la mujer sepa que está embarazada. El azúcar en la sangre que no está controlada puede afectar esos órganos mientras se están formando y causar graves defectos de nacimiento en el desarrollo del bebé, como del cerebro, la columna vertebral y el corazón.

Un bebé demasiado grande

La diabetes que no se controla bien causa un aumento en el azúcar de la sangre del bebé. El bebé está “sobrealimentado” y crece demasiado. Además de causar incomodidades en los últimos meses del embarazo, tener un bebé demasiado grande puede causar problemas durante el parto tanto para la madre como para él. Puede ser que la madre necesite una cesárea para poder dar a luz. También es posible que el bebé nazca con daño en los nervios debido a la presión en los hombros durante el parto..

Presión arterial alta (preeclampsia)

Cuando una mujer embarazada presenta presión arterial alta, proteína en la orina y una inflamación frecuente en los dedos de las manos y los pies que no se alivia, puede ser que tenga preeclampsia. Este es un problema grave que amerita ser vigilado muy de cerca por el doctor. La presión arterial alta puede causar daños tanto a la madre como a su bebé en gestación. Puede provocar un nacimiento prematuro del bebé y también convulsiones o accidentes cerebrovasculares (un coágulo sanguíneo o sangrado en el cerebro con posible daño cerebral) en la mujer durante el trabajo de parto y el alumbramiento. Las mujeres con diabetes tienen presión arterial alta con más frecuencia que las mujeres que no la tienen.

Nacimiento prematuro (antes de término)

Un bebé que nace de manera muy prematura puede tener complicaciones, como problemas para respirar, problemas cardiacos, sangrado en el cerebro, problemas intestinales o de la visión. Las mujeres con diabetes tipo 1 o 2 tienen más probabilidad de dar a luz a un bebé prematuro que las mujeres que no tienen diabetes.

Bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia)

Las personas con diabetes que toman insulina u otros medicamentos para la diabetes puede que sufran una baja en su nivel de azúcar en la sangre. El bajo nivel de azúcar en la sangre puede ser grave y hasta mortal si no se atiende rápidamente. Las mujeres pueden evitar una disminución peligrosa de su azúcar en la sangre si vigilan cuidadosamente sus niveles y se tratan en forma oportuna.

Si la madre no se ha controlado su diabetes durante el embarazo, puede que los niveles de azúcar en la sangre del bebé disminuyan rápidamente después de nacer. Los niveles de azúcar del bebé se deberán mantener bajo observación durante varias horas después de su nacimiento.

Abortos espontáneos o mortinatos

Un aborto espontáneo es la interrupción de un embarazo antes de las 20 semanas. El mortinato ocurre después de 20 semanas de gestación. Los abortos espontáneos y los mortinatos pueden ocurrir por varias causas. Una mujer que tiene diabetes no controlada tiene una probabilidad mayor de tener un aborto espontáneo o un mortinato.

¿QUÉ ES LA HIPERTENSIÓN?

La hipertensión arterial es una enfermedad frecuente que afecta a un tercio de la población adulta. Se produce por el aumento  de presión que ejerce la sangre sobre las arterias de forma sostenida. Es una enfermedad que no da síntomas durante mucho tiempo y, si no se trata, puede desencadenar complicaciones severas como infarto de corazón, accidente cerebrovascular, daño renal y ocular, entre otras complicaciones. Se puede evitar si se controla adecuadamente.

¡CUIDAMOS TU SALUD!

HAZTE LAS PRUEBAS